Historia del Mueble

En este apartado queremos explicar de un modo breve la historia del mueble orientando al cliente hacia una correcta comprensión de los cambios del gusto desde el Renacimiento hasta los años cincuenta.

EL MUEBLE DESDE LA ANTIGÜEDAD A LA EDAD MEDIA MUEBLE EGIPCIO

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha utilizado los muebles para disfrutar de una mayor comodidad, pero no existe documentación hasta la civilización egipcia.
El culto a los muertos y su costumbre de dejar objetos personales en la tumba del difunto han permitido que salgan a la luz, a menudo perfectamente conservados, numerosos muebles construidos con un cuidado sorprendente en su realización, de elegantes líneas y decorados con gran lujo.
Los muebles cuyo uso estaban más extendido eran los escabeles, sillas con brazos y respaldo alto, arcones, mesas, reposapiés….decorados habitualmente con patas de león o de toro, cabezas de león y aves con las alas desplegadas. Se empleaban técnicas decorativas como la talla, la taracea , el dorado y la policromía.


MUEBLE GRIEGO Y ROMANO
La casi totalidad de los testimonios que se poseen provienen de las pinturas sobre cerámica y de los bajorrelieves en piedra que muestran la gran importancia que llegó a tener el mobiliario en la época clásica. La casa se hizo más acogedora, se llena de muebles elegantes y bien proporcionados, cuya función no es sólo utilitaria sino también decorativa y social.
Aparecen nuevas tipologías de muebles, el “kliné”cama para comer acostado, la silla “klismos” conpatas curvas y respaldo envolvente, los tronos, la mesa de tres patas,la “sella” con patas de tijera y brazos pero sin respaldo, la “cattedra” silla amplia con brazos y respaldo, el “solium” asiento de ceremonia con patas torneadas, el armario se difunde a partir del s. IV a. C.
En la decoración se usan la flor de loto, en abanico, cabezas de leones, de cisnes o de carnero, guirnaldas y volutas.

EL MUEBLE EN LA EDAD MEDIA: ROMÁNICO Y GÓTICO
Con la caída del Imperio Romano y las invasiones bárbaras el mueble de esta época perdió sus características adquiriendo un aspecto más macizo y tosco. Apenas existen muebles de esta época casi toda la documentación que se tiene proviene de miniaturas, mosaicos y frescos.
Los muebles más usados en este período son las sillas y escabeles, generalmente plegables, escritorios, tronos, armarios…Dos asientos típicos de la época carolingia son el “faldistorio”, derivado de la “sella” romana, usado por nobles y prelados, y la “cattedra”, en un principio usada por el clero y difundida después en el mundo laico. La cama se hace más monumental añadiendo una base que la eleva del suelo, las mesas redondas dejan paso a las formas rectangulares, más sobrias. Destaca especialmente su sobriedad en la línea y su escasa decoración todavía recuerda al mundo greco-romano. Se usa madera de pino, tilo, castaño, nogal y roble. El empleo de la marquetería en el mueble mudéjar español es frecuente, así como las aplicaciones de bronce y marfil.


Durante el período gótico vuelve el gusto por la decoración, que se enriquece con arcos apuntados, rosetones, volutas y guirnaldas. Los muebles de calidad pueden tener tallas con representaciones religiosas, temas vegetales o heráldicos. De influencia musulmana es el empleo de formas abstractas y geométricas.
Se multiplica el uso del cofre sellado con cerradura y del arcón. Aparece una variante del arcón con patas que derivará en la “credencia” o aparador para guardar alimentos.

EL MUEBLE EN EL RENACIMIENTO
Aunque el mobiliario de estilo gótico tardío predomina en el centro y norte de Europa casi hasta la primera mitad del siglo XVI, el estilo renacentista, nacido en Italia, se extiende pronto por todas las cortes europeas. Cambia por completo el concepto de la decoración y se afirma la idea de la vivienda como “residencia” y los muebles se convierten en elementos fundamentales de la casa señorial. Toma forma un tipo de mueble majestuoso pero con cierta gracia, de elegantes proporciones clásicas y construido con una refinada sabiduría.
En el tema decorativo se empiezan a usar los elementos arquitectónicos como columnas, zócalos, pilastras, balaustradas, espejos incrustados, molduras, marcos, motivos tallados en alto y bajorrelieve, pinturas con acontecimientos de la época o de la mitología clásica. El pie más característico es la garra de león, que será reutilizado en otros estilos a lo largo de los siglos.
La madera más utilizada por los artesanos de los siglos XV y XVI para la construcción de muebles de calidad es la del nogal

EL MUEBLE EN EL BARROCO
A partir del renacimiento cada país europeo adoptará el estilo de la época adaptándolo a su idiosincracia, así también cada estilo se llamará de distinta forma dependiendo del país y del monarca.

El estilo italiano es un fenómeno típicamente italiano que durará desde la primera mitad del siglo XVII hasta los primeros años del siglo XVIII.

Se difunde sobre todo por Italia, luego por Europa y más tarde por el Nuevo Mundo. En Francia asume el carácter grandioso y severo del estilo Luis XIV; en Inglaterra coincide con la época de los Estuardos y con el más contenido estilo William and Mary; en Alemania y en España es determinante la influencia italiana; mientras que en los Países Bajos se desarrolla el denominado estilo Auricular ( talla que recuerda la de los cartílagos de la oreja).

El mueble barroco es una obra de escultura más que de ebanistería donde lo importante no es el uso a lo que está destinado sino el efecto escenográfico de estupor y maravilla que consiga suscitar. Entre los muebles más solicitados para ser colocados en las amplias dependencias de los palacios son grandes mesas, consolas, sillones, sillas, marcos y guéridons. Aparecen nuevos modelos como la cómoda, el diván y el trumeau.

Todos ellos se caracterizan por un fuerte plasticismo, por el empleo de líneas curvas y quebradas, por una amplia utilización del color, de los dorados y de la talla, con motivos decorativos que van desde las formas vegetales, como guirnaldas, festones o flores, hasta composiciones de frutas y de objetos, verdaderas naturalezas muertas, pasando por las conchas, los seres fantásticos, como los angelitos, tritones y caballos marinos, o realistas representaciones humanas que llegan a ser utlizadas como partes estructurales de los muebles. Todo ello armonizado con una extraordinaria eficacia y una fantasía desbordante.

LUIS XIV
Este estilo recoge las influencias tanto del Renacimiento italiano, reconocible en las estructuras macizas y escuadradas de la parte superior de los muebles, como del espíritu barroco, que se hace evidente en las bases, siempre muy movidas y con frecuencia totalmente esculpidas.

Alcanzan una especial difusión los muebles dorados o plateados. Se concede una enorme importancia a la decoración, presentando una viva policromía y materiales muy diversos. Entre los elementos decorativos destacan las divinidades con corazas, escudos, cetros o cornucopias, colocados en el centro o simétricamente. También están muy difundidas las representaciones de animales reales o fantásticos, como esfinges, águilas, caballos alados, delfines, y sobre todo, leones de los que sólo se representa una parte del cuerpo, generalmente la cabeza o una garra.

Mediante la técnica de la marquetería se realizan ricas composiciones polícromas, el fondo es generalmente el negro del ébano, mientras que para el dibujo se utilizan maderas de colores, como boj, pera, nogal y acebo, o se emplean otros materiales , como nácar, marfil y plata.
La moda de las lacas chinas conduce a la aplicación de paneles de lacas sobre el armazón de los muebles, especialmente los bargueños.